Ciclo Onírico – Abre los ojos (1997)

MV5BMTYwNDQ4NzczOV5BMl5BanBnXkFtZTgwMTk5MzUxNzE@._V1_UY317_CR51,0,214,317_AL_Dirección: Alejandro Amenábar
Guion:  Alejandro Amenábar, Mateo Gil
Música: Alejandro Amenábar, Mariano Marín
Fotografía: Hans Burmann
Reparto: Eduardo Noriega, Penélope Cruz, Chete Lera, Fele Martínez, Najwa Nimri
País (es): España, Francia, Italia
Idioma: español.
Género: Thriller psicológico
Duración: 114 minutos.
Año: 1997.

La palabra sueño no sólo representa aquel instante en que, en medio de nuestro descanso nocturno, la mente comienza a viajar entre sentimientos e imágenes construyendo ideas, a veces absurdas y muy abstractas, de una realidad paralela tan vívida que al abrir los ojos la transformamos en parte de nuestra vida real; sin embargo, esta palabra también es utilizada en el sentido de aquello que queremos para nuestras vidas, aquello que se espera para el futuro.

César es un hombre que lo tiene todo, mujeres, dinero, un gran apartamento y un gran amigo, sin embargo, desde la primera toma del film es posible observar que su universo se encuentra envuelto en la total influencia que los sueños y el sueño tienen en él, pues en este film no sólo se observa la primera acepción del término, también se encuentra su segunda versión, así, el acto de abrir los ojos no sólo se transforma en la primera acción que hacemos durante el día, este acto se convierte definitivamente en una analogía de ver la realidad más allá de sí.

El director de este sugestivo film, Alejandro Amenábar, quien ha sido galardonado con nueve premios Goya y un Óscar, intenta jugar con nuestros sentidos mientras vemos como la vida de César navega entre las penurias de una vida amorosa y el odio por aquél descanso nocturno que lo lleva a convertir su realidad en un infierno; el juego de temporalidades, sonidos e imágenes crea en torno al personaje principal un cosmos onírico total, difícilmente identificaremos qué es real, simplemente nos entregamos a imágenes, ninguna de ellas gratuita, de momentos y diálogos que giran en torno a dios, la vida y los sueños en su segunda acepción.

En definitiva, este film nos transporta al mundo del sueño, llevándonos a ver como los cambios, los traumas y la realidad se agrupan en un mismo espacio en el que el que estallan todos los sentidos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s